Visitas de la última semana a la página

jueves, junio 28, 2007

El neonazi y la vírgen


Salía con Mibroder y Micausa a hacer unas gestiones en el centro de la ciudad, caminábamos hacia la Av. Arequipa para tomar el colectivo, me llamó la atención ver a un tipo flaco, pelado y pálido como el hielo, usaba bermudas largas y pegadas a las piernas, tenía puestas unas botas que le llegaban casi a las rodillas, y un polo blanco con no sé que signos dibujados en rojo, su cara huesuda y su piel blanca combinadas con la pelada al ras, le daba un matiz de odio al tipo.
Pasó junto a nosotros, y por más que les dije a Mibroder y Micausa que parecía un neonazi, el par de huevones me preguntaron "porqué?". Esperamos el colectivo, subimos en uno, y a las 3 cuadras lo volvimos a ver, por joder, le grité desde el auto "Nazi de mierda!" y él levantó la cabeza, andaba cabizbajo, y miró el carro, mientras nos cagabamos de risa de lo perplejo que había quedado el huevón.
No pasaron ni cinco segundos y el semáforo nos paró en la siguiente esquina...
Volteamos a ver al flaco y venía corriendo hacia nosotros, nos miramos entre nosotros, el chofer murmuró nervioso "Conchesumáquina...", sabíamos que el cabrón venía con intenciones de sacarnos la mierda, así que bajamos del carro uno tras otro y lo esperamos, él bajó la velocidad, talvez atemorizado, pero cuando estuvo cerca sacó una cadena de uno de sus bolsillos y nos empezó a aporrear, hablaba con dejo español, apenas se le entendía, me hervía la sangre y empecé a devolver golpes, entre los tres lo tiramos al suelo y lo dejamos inconsciente a punta de puñetes torpes pero iracundos. Lo subimos a un taxi, desmayado, Mibroder lleno de rabia por su nariz sangrante le dió un par de golpes de puño en el estómago al neonazi ya inconsciente. Lo llevamos al sótano de Micausa, que es aficionado a las usanzas sádicas medievales, tiene un poster de Torquemada junto a su cama. Lo amarramos y lo dejamos ahí durmiendo. Nos fuímos a asear y fuímos al centro de la ciudad a hacer nuestros asuntos. Para cuando regresamos, el tipo estaba gritando desaforado, fuera de sí, pedía que lo ayuden, que lo habían secuestrado y que lo iban a violar como a una puta, repetía "Coño!... Puta madre!... coño!" y nosotros lo mirábamos como quien mira una obra teatral. No sabíamos como darle una lección a este nazi hijo de puta, no es que fueramos judíos ni que odiaramos a los neonazis pero a mí me encantaba dar leciones hasta a la gente buena, y éste era un hijo de perra malvado, talvez metiendole una rata muerta en el recto aprendería lo que no se le debe hacer a las demás personas solo por ser de otra raza. Le quitamos las botas para empezar la tortura con sus pies, tenía una "Cruz de hierro" tatuada en la planta del pie derecho, el muy hijo de puta estaba acostumbrado al dolor. Micausa sacó un alicate y empezó a tirarle del pulgar del pie derecho, y Mibroder como un orate, le daba de correazos en el rostro, mientras el neonazi gritaba que Odín lo ayude y que eramos una raza cochina y mezclada "... mestizos asquerosos, inútiles sudacas! basura del mundo!" bueno yo no actuaba, solo miraba, y recordé un cuento que había leído una noche, donde un pueblo torturaba a unas flacas demoníacas con imágenes de Cristo encerradas en una cueva sin poder salir, y se apareció la Vírgen María, las convirtió en golondrinas y al pueblo explicó que no hay que joder a nadie por su credo, raza o lo que fuera. En conclusión, el neonazi tenía todo el derecho de discriminar a quien quiera, ese no era nuestro problema. El flaco perdió el conocimiento cuando perdió el pulgar arrancado, y Mibroder seguía con los correazos sobre la cabeza inerte e inerme del español. Les pedí que se detuvieran y les hice entender que el hijo de puta podía ser racista si quería, que lo desataramos y aventaramos al basural de la esquina, como la vírgen María hubiera querido. Nunca más lo vimos, talvez regresó a su país, tuvimos piedad del pobre desalmado, esta vez.
Yo me quedé con su pulgar, lo cenaré esta noche.

sábado, junio 23, 2007

Incantation en Lima 2007

Yo sabía que Dios era metalero, el traer a Incantation a Lima fué obra suya, era un patrocinador más, no sé como llegó Incantation pero el concierto estuvo de reputamadre, harto pogo, la banda se entregó hasta los huesos, un poco más y se cortan los huevos para darle de comer a los 911s, estuvo perfecto, qué mas puedo pedir? putamadre que hubieran hecho un cover de Deicide, y ahí si me hacía el dos en el pantalón. Pero innegable que fué de los mejores conciertos del año de metal, y putamadre de toda nuestra historia. El trago adentro sé que estuvo caro pero no importaba ya que con un broder encaletamos unas chatas en los calzoncillos y cuando nos preguntaron "y este bulto?" pues, "soy pepito dos cañones pes tio, no seas envidioso".
La música estuvo de la reconchasumadre, mil veces buena bulla, calculo 200 puntas, pero puedo equivocarme.En los próximos meses viene Cannibal Corpse, Napalm Death, Agathocles, Gorgoroth, y aún confirmando Krisiun y IRON MAIDEN, putamadre este es nuestro año, junten su guita, y no se pierdan estas huevadas que luego se arrepentirán.





href="http://4.bp.blogspot.com/_SJfgPlUr9S0/Rn1hcGFcZEI/AAAAAAAAAEs/V96KHCVU93A/s1600-h/DSC03555.JPG">

lunes, junio 11, 2007

El Túnel 94


Hace dos meses asesinaron atrozmente a mi madre, la encontré al regresar del trabajo, había venido a visitarme desde tan lejos, yacía en un charco de sangre y carnes suyas sobre el piso de madera, me acerqué en un grito ensordecedor a tocarla, y sus ojos desorbitados miraban por una ventana y sus labios dibujaban una sonrisa en su rostro que me asustó y grité como si me hubieran arrancado el corazón, pero se lo habían arrancado a ella, pude ver sus órganos tirados en un rincón, apilados, llenos de sangre, la habían matado brutalmente, le habían abierto el torso y la vaciaron, pude ver sus costillas astilladas, otras fracturadas totalmente. Corrí como un loco, sin rumbo y con prisa, su sonrisa leve se me presentaba en la mente claramente.
La policía investigó y no logró dar con ninguna pista, no podía creerlo, pero ahí no termina todo. Hace un mes mi esposa fué violada y muerta cerca a nuestra casa, en aquel, nuestro parque de siempre. Cuando me llamaron al trabajo para avisarme, perdí el conocimiento, me desmayé y cuando me desperté, grité hasta casi perder la voz, mis lágrimas eran ríos sin final, no me quedaba nada, pensaba. Fuí a reconocerla a la morgue, y estaba desfigurada, la habían apaleado en el rostro, a mi ángel, la chica mas linda del mundo, tenía la cara hinchada y lívida, casi negra, estaba mil veces muerta, parte de su cráneo estaba deforme de tanto golpe, sus labios habían sido mordidos sin piedad, le besé la frente y caminé lejos de allí, ensimismado, muerto en vida, como un fantasma. Dejé el trabajo, no salí de mi casa, a veces le sonreía a mi chamaquito, a mi pequeño hijo, que me recordaba tanto a mi esposa, ahora era todo lo que me quedaba, y la policía no encontraba a los culpables, y alucinaba que era como si se hubieran enzañado conmigo, ¿alguien podía odiarme tanto?
Como si fuera poco, hace una semana mutilaron a mi niño, lo encontré a dos cuadras de su colegio, debió haber venido solo el pobre, al parecer con tanto sufrimiento no me acordé de él y algún maldito se cruzó en su camino. Lo encontré desmembrado, había una multitud a su alrededor esperando a la policía, lo que quedaba del niño estaba tirado en un jardín junto a la acera, lo habían agarrado a machetazos o a cuchillazos, tenía un brazo apenas pegado a su cuerpo y él otro no se halló, le habían cortado los testículos que fueron encontrados a dos cuadras de allí, siendo mordidos por un perro habriento.
Todo este tiempo de muerte, estuve investigando algunas pistas que la policía increíblemente no encontró, llegué a la conclusión en unos días que el asesino estaría en una casa abandonada a una hora exacta esta misma noche, quedaba cerca, tomé un cuchillo y fuí temprano al lugar a esperarlo y enfrentarlo, cuando pasó la hora, no llegó nadie, ni un solo ruido, pero mis deducciones no podían haber fallado, tdo cuadraba perfectamente, quería matarlo brutalmente como él mató a mi familia, pero no llegaba, mientras tanto apenas parpadeaba, lo esperaba empuñando el cuchillo con rabia escondido en un rincón oscuro, pero nunca llegó, fué cuando supe que yo era el asesino de mi propia familia, ¡yo los había matado, ahora lo sabía!
Miré el cuchillo y grité mientras mataba al asesino, y apuñalaba mi cuerpo con éxtasis, con ira, una sonrisa en mi rostro se reflejaba en un ventanal, tuve mas odio, y desenfundé un machete que había traído para la venganza y me castré, chorros de sangre brotaban cual festín del diablo, mutilé mis piernas y reí como poseído en el suelo. Me escuché reír a carcajadas y corté mis orejas, me tiré al suelo y satisfecho maté al maldito asesino.

viernes, junio 08, 2007

Instantes eternos


Que jodido son los momentos incómodos, y no hablo de los silencios incómodos que me los paso por los huevos, ni de cuando no tienes para pagarle la entrada al cine a la flaca, hablo de meter la pata, de meterla hasta la rodilla, en un momento tranquilo y normal alguien dice algo tan fuera de lugar que es como meterle una patada en el culo a una vieja, veamos unos ejemplos:
- La Negra me contó que una vez sus tíos llegaron a su casa, y conversando le preguntaron que tal era la marca Rasta, y le mostraron un jean de tal marca, ella con la confianza que mantiene con ellos no tuvo reparos en decir su respuesta con sinceridad "Esa marca es una huevada, es nueva, nadie la conoce", su respuesta frontal fué porque los tíos se dedican a huevadas textiles y ella solo daba su opinión, disculpando la crudeza. Al día siguiente era el cumple del hermano de La Negra y para su sorpresa vió que sus tíos le regalaban ese mismo jean Rasta y el muchacho cumpleañero sonreía "gracias, está lindo!" Y la negra sentía la sangre caliente en todo el cuerpo y decía para sus adentros "trágame tierra, con mayonesa y ketchup"
- Un día estaba almorzando con mi viejo, mi tía y mi abuela, y hablando de todo, conversamos algo sobre que ese día yo había ido al hospital y se encontraba gente de mierda, sobre todo los ancianos, que iban a joder a emergencias porque se inclinaron y pensaban que se habían fracturado tres costillas, y puta a todos en la sala de espera nos llegaba al huevo derecho que hagan perder el tiempo a todos.
Y la abuela que a veces no se da cuenta de nada y nadie le toma mucha importancia, pues se me ocurrió decir ante tanta concordancia de opiniones sobre la gente que va a joder a los hospitales "ancianos de miércoles no deberían andar jodiendo, deberían ir a su casa y quedarse a regar las plantas y ver Belvedere" me sorprendió el silencio sepulcral, ninguna sonrisa en los rostros, y mi abuelita ni me miraba, sino se secaba los ojos mirando el suelo. Luego que se fuera al baño a seguir chillando, todos me miraron con cara de culo.
- Hace unos meses una tía vino del extranjero y le dijo a mi broder, a manera de comentario "oye sobrino estas engordando, hasta donde vas a llegar?" y bueno, mi broder solo tiene panza chelera porque anda casi igual en peso y altura, pero el hijo de su madre respondióle "como dice eso tía, me falta mucho para ser un gordo de mierda, el día que sea un cerdo, ni más salgo de la casa" y yo estaba sentado a su lado con mil kg de sobrepeso, y menos mal que me llega al pincho ser puerco o no porque voy y vengo, bajo y subo, pero se le escapó y las tías me miraron con una sonrisa condescendiente que tuve que tomarme seco y volteado esa chelita que me guiñaba el ojo.
- Una vez le dije a mi negra "mira negra, ese broder de la esquina va a AA conmigo, es un alcóholico" y la negra volteó tan exageradamente que fué como si le apuntara con una torre de luces y el broder se dió cuenta, y cuando volteé a ver si nos hjabía visto el broder a media cuadra de distancia me decía con la mirada "así que así es no? conchatumadre" bajé la mirada y seguimos nuestro camino. No lo ví más.
A veces cuando tratamos de arreglar la situación la cagamos peor, aconsejo pedir disculpas y largarse en el acto:
- Una tía mía en una reunión un día refiriendose al trabajo duro del obrero dijo "no te imaginas chica, allá se trabaja como negro!" todos sabemos que es una frase si bien mal dicha, es conocida, y bueno habían un par de zambranos en la mesa contigua que voltearon al unísono. La tía no pudo atinar a disculparse ya que hubiera sido peor darle mas importancia al asunto pero les sonrió y luego se metió dos copas seguidas de vino.
Lo mejor es decir "mierda, no quise decir eso, disculpenme por favor" y levantarse e irse al ñoba una hora mínimo.